¡Qué velas tan bonitas tenían en el baño!

0
cayetano revista rainbow

Como os podéis imaginar, no me acuerdo de lo que pasó la noche que quedé con Fernando, asi que en lo que hago memoria y como se me termina el plazo de entrega de la columna, como siempre, porque soy un procrastinador nato, os voy a hablar de mi amigo Adrián para que le conozcáis más.

Para qué sepáis cómo es, Adrián es un chico del montón, rubito, ojos claros, paliducho y con poca disciplina deportiva, pero con cierto carisma con los hombres, vale si, los persigue hasta que se cansan y caen.

Estando un día de viaje, en una ciudad que le han dedicado hasta canciones y más de uno halla soñado con esa tierra, Granada, Adrián se fijó en un chico, uno medio guapo, no es que seamos superficiales, pero estábamos en una discoteca, de viaje en una ciudad donde no íbamos a volver en mucho tiempo y tampoco es que estuviéramos en un congreso de cardiólogos…. Pues te fijas en lo que hay… el físico y cómo se mueven. Adri se habia fijado en este chico y fue directo a por su presa, me encanta su decisión, no espera nunca, no acecha, él ataca, y así le pasa… que no estudia el terreno y se presenta a un chico el cual tiene a bien en el mismo momento de presentarle a su novio.

Volvió para contármelo, pero no le noté decepcionado, todo lo contrario, estaba contento.

  • ¿Qué ha pasado?
  • Nada, está con su novio
  • Vaya, lo siento… Bueno mira a tu alrededor, somos carne fresca en una discoteca de provincias.
  • No, no, si me han dicho que me invitan a una copa y que les gustaría conocerme más, he venido a decirte que busques alguien para entretenerte.

Os podéis imaginar mi cara…. La P*TA se iba a hacer un trío y venía a contármelo tan tranquilamente. Bueno… habíamos estado cenando Adri, un amigo nuestro y yo, pero Juan, nuestro amigo, le habia sentado mal la cena y había decidido irse a descansar, asi que estaba solo y decidí dar una putivuelta y con uno de los tios que me dijo algo pues me fui a hablar con él (¡Uy esta historia merece ser contada también!).

Ya estaba amaneciendo cuando me escribió Juan

  • ¿Ke ase puti? Vente a tomarte unos churros.

Y para allá que me fui. Pensé que al llegar a la churrería estaría Adri también, pero no… asi que le llamamos.

  • Puti ¿qué haces?
  • Maric*n que mal me encuentro, creo que me sentó fatal la cena.
  • Vente para la churrería anda que nos vamos para casa ya.

Uy este… pensamos, éste se ha ido a hacer un trío con los de anoche, y le han metido de todo menos miedo. Verás, ahora cuando vuelva nos cuenta, verás.

Y así fue, llegó Adri y empezó a contarnos la historia de la noche, que los chicos eran muy majos, muy habladores, nos cuenta su vida en verso…. Y empieza a hablarnos de la casa, pero solo nos habla de la decoración del baño, de los tratamientos que tienen, las cremas, las toallas, las velas, las puertas del baño, los pomos de las puertas del baño, las borlas que cuelgan de los pomos de las puertas del baño…

  • Adri, y ¿por qué solo nos hablas del baño?

De repente, Adrián se pone rojo como un tomate y salta Juan:

  • MARIC*ON TE HAS PASADO LA NOCHE EN EL BAÑO Y NO HAS PODIDO FOLLAR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here