La enésima última vez

1
soy caytenano revista rainbow

¡Ay! (Suspiro) ¡Ay! (suspiro más alto) ¡Ay! (Suspiro aún más alto)

¿Qué te pasa mariquetas?

Nada….

Soy tu subconsciente y no puedo poner los ojos en blanco, sino… lo haría. Venga cuentame, qué es lo que estas deseando contar al mundo.

He llegado a casa, y me he puesto una copa de vino blanco, verdejo fermentado en barrica de roble, no digo la bodega que no me paga nadie, pero PROTOS, digo pronto, lo sabréis. Y con la copa de vino en la mano me puse a intentar recordar qué habia pasado para acabar en casa de zapatos antiguos como os conté en mi última columna.

¿Y bien?

Pues como os conté aquel día habia llegado a casa y en lugar de ponerme a escribir la columna, porque soy un procrastinador nato, me puse a leer.

El Grindr

Sí, el Grindr… Y al darme cuenta de que Aitor23 me habia bloqueado me puse un poco triste, pero en seguida se me olvidó, se me olvidó Aitor23 y hasta mi nombre la verdad. Cuando se me acabó el vino, tiré el movil con rabia en mi van der Rohe y según se golpeaba con la cuidada piel blanca escuché que entraba un whastapp y a pesar de mi condición me aventuré a intentar leerlo

Te encanta vivir al límte

Tres intentos después de código PIN

Cómo irías que no te reconocía ni FACE ID

Logré descifrarlo

No hay scape room que se te resista…

Era Zapatos Antiguos, llevaba ya dos meses sin saber de él, desde nuestro último último encuentro, en realidad era el cuarto último encuentro, o quinto…

O sexto… o séptimo…

Pues me hizo recordar por qué me gustó la primera vez, era tan atento, me preguntó cómo estaba, ¿Quién se acuerda de ti a las 2 de la mañana y te pregunta qué tal estás tu y además se interesa por tu estado físico?

¿Tu estado físico?

Sí, me preguntó que si seguía teniendo el **LO tan jugoso como siempre. ¡¡Qué tierno!!

Aha…tierno… a las 2 de la mañana preguntándote por tu trastras… tierno es la palabra que lo define.

¡Ay! Tu eres un subconsciente y no entiendes de amor, pero es su forma de decirme que me echa de menos. Total, que no confiaba en que yo estuviera bien, y se preocupó tanto que me dijo que fuera a su casa para comprobarlo él mismo.

Y sin que nadie lo hubiera imaginado… una cosa llevó a la otra y acabamos teniendo sexo salvaje, yo me habia prometido no volver a tener sexo con él, porque empiezo a pensar que solo me quiere para eso. Pero lo cierto es que lo disfruté, hasta que me desperté como ya sabéis desorientado y enrojecido.

Y así es como acabó mi enésima última vez con zapatos antiguos, pero no volverá a pasar, porque al día siguiente, y sé que esto os va a sorprender, no supe nada de él.

Tal vez porque solo quiere sexo contigo y tú no lo ves

Pues ha pasado una semana… puede que tengas razón. ¡¡Esta vez si que es la última!!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here