If you’re going to San Francisco

8
san francisco revista rainbow

Sería en el 2014 cuando pisara San Francisco por primera vez; uno de mis grandes sueños desde joven. Tendría unos 7 años quizás cuando escuché en la radio una canción que me gustó muchísimo, aunque me pareció un poco melancólica. Entre las cosas que entendí algo se quedó grabado: San Francisco. Le pregunté a mi mamá y me dijo que era una hermosa ciudad que yo imaginé de mil maneras y a la cual quería viajar.

Años después me enteré de cual canción se trataba: del único gran éxito de Scott McKenzie y que lo convertiría en uno de los One Hit Wonders más conocidos de la historia musical. Empecé a indagar sobre la ciudad, su historia, arquitectura; pero serían 2 cosas en particular las que más me llamarían la atención. San Francisco fue la cuna del movimiento Hippie y sede del famosísimo Summer of Love (Verano del Amor). Ahora entendía por qué aquella sensación cada que la escuchaba: aunque la letra me quedaba ya más que clara, el contexto le daba todo ese significado que me faltaba: Amor y Paz, no a la guerra, amor fraternal.

EL GRAN DÍA

Por alguna razón u otra siempre aplazaba tan deseado viaje y siempre terminaba viajando a algún otro lugar. Pero aquél verano de 2014 en Puerto Vallarta finalmente me decidí. Justo conocí a mi gran amigo Ernie de San Francisco y tras meditarlo, hacer el trámite y obtener mi Visa, quedó decidido: ese verano celebraría mi cumpleaños en aquella ciudad.

El día del viaje la emoción estaba a tope, fue un vuelo de 3 horas y media y al ver desde mi ventanilla el impresionante Aeropuerto Internacional en medio del mar, seleccioné mi famosa canción y le di PLAY a un momento surreal. Las celebraciones por mi cumpleaños comenzaron en cuanto aterricé; fueron 6 días de fiesta, emoción, caminatas, y montones de gente linda que Ernie me presentó pero sobre todo, mucho aprendizaje.

Mis favoritos

En mi mente llevaba 3 cosas en particular que no me podía perder en San Francisco: 1) Visitar la esquina de Haight y Ashbury; 2) Comprar flores y ponérmelas en el cabello y 3) Visitar el puente Golden Gate. Gracias a Ernie pudimos hacer todo esto y mucho más como visitar Castro; tomar el ferry que nos llevaría a la isla de Sausalito pasando por Alcatraz; caminar por la famosa Lombard Street; China Town; el planetario del California Academy of Sciences y por supuesto, admirar la increíble arquitectura de sus icónicas casas victorianas que se encuentran por toda la ciudad. Pero entre tantos lugares tan interesantes, estos son los que definitivamente más disfruté y me gustaría recomendar:

san francisco revista rainbow

Haight y Ashbury

El lugar donde todo comenzó. En los años 60 un grupo de jóvenes, abrirían en esta esquina una tienda donde vendían artesanías y ropa tradicional adquirida en México, papel para enrollar marihuana, discos y tocaban la guitarra. Pronto se convertiría en sitio de encuentro popular y sería aquí mismo donde nacería el movimiento contracultural Hippie. Lamentablemente hoy es una tienda de helados pero no por ello deja de ser lugar de culto y visita obligada

Golden Gate Bridge

Sin duda el sitio más emblemático y reconocible de la ciudad, es también uno de los más hermosos. Fue finalizado en 1937 y conecta el Estrecho de Golden Gate. Rodeado de áreas verdes ideales para pasar un buen rato y frente al océano Pacífico, es un lugar que roba el aliento y además ofrece las mejores vistas de la ciudad.

Castro

El barrio LBGTQ por excelencia no sólo de San Francisco sino del mundo entero, es llamado así en honor al gobernador mexicano de la Alta California, José Castro, que se opuso a la anexión de California a los EE.UU durante la guerra de este país con México. Durante la segunda guerra mundial, la armada estadounidense envió a miles de soldados descartados por su condición homosexual. En su mayoría estableciéndose en este barrio, sería así como esta ciudad se constituiría en una de las primeras ciudades abiertamente LGBTQ del mundo.

Los disturbios de Stonewall en 1969 definirían el camino para la búsqueda del respeto y la visibilidad. Pero no hay que olvidar que gracias al movimiento Hippie con su amor y paz y al Verano del Amor con su búsqueda de convivencia pacífica y libre de prejuicios, ese ambiente de afirmación y respeto comenzaría mucho antes en esta ciudad. Así que la próxima vez que viajes a la ciudad y como nos decía Scott McKenzie en su emblemático tema: If you’re going to San Francisco, be sure to wear some flowers in your hair…

8 Comentarios

  1. ¡Qué padre! La verdad me sorprendió tanta sensibilidad. Yo conocí San Francisco el años pasado y es una ciudad única. Entiendo esa sensación que describes. Gracias por tan bonito artículo.

    • ¡Sí! Cuando vayas verás que es una ciudad que te cautiva desde el primer instante. Espero la visites pronto.

    • I did! And I know there are still lots of places to visit but I can tell that every time I go, I get satisfied jut by being there 😉 ¡Saludos!

  2. Wow! De todos tus artículos este definitivamente es el que más me gusta. Simplemente genial. Gracias portan buen paseo por esta entrañable ciudad.

  3. En verdad gracias por todos tus comentarios y te digo, San Francisco en verdad que es una ciudad fantástica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here