Fiebre de Sábado por la Noche

4
fiebre sabado por la noche revista rainbow

Prácticamente estamos llegando al final del mes del Orgullo y estamos todos de acuerdo en que una parte fundamental del mismo, es la música. Hace poco nuestro compañero Miguel Ángel Núñez nos contaba sobre algunos de los himnos icónicos para el colectivo LGBTQ pero hablando de música, hay un genero en particular que es fundamental dentro del colectivo: la música Disco. ¿Por qué es fundamental?

A principios de los años 70, el mundo se encontraba sumergido en una decepción profunda: 1968 sacudió a la mayoría de los países occidentales con fallidas protestas estudiantiles y el movimiento Hippie de amor y paz, con el que mucha gente simpatizaba al principio, se vio enfrentado cruelmente con el asesinato de Martin Luther King y de Robert F. Kennedy. La sociedad de los 60’s que antes buscaba un mundo fraternal, entraba a la nueva década sumida en el pesar.

En busca de la felicidad

Atrás quedaba la música de protesta y los sonidos del soul de Filadelfia y Nueva York, junto con las evoluciones del sonido Motown comienzan a mezclarse, dando nacimiento a un nuevo ritmo caracterizado por su alegría. Sin embargo, el término DISCO fue utilizado hasta que se incluyó en la revista Rolling Stone, en su artículo “Discotheque Rock ’72: Paaaaarty!”, sobre la nueva tendencia de clubes de baile que comenzaban a aflorar en Nueva York.

1974 sería el año que recibiría al que es considerado el primer éxito Disco alcanzando las listas de popularidad no sólo en los Estados Unidos, también en México y varios países de Europa y Sudamérica pero al mismo tiempo, nacía una nueva forma de vida. Se trata de la canción Rock the Boat de The Hues Corporation:

A pesar de su fracaso ideológico, la moda de cabello largo y pantalones acampanados impuesta por los hippies permaneció a lo largo de la década, evolucionando en algo mucho más llamativo y elaborado entre la gente asidua a las discotecas, o Disco People como se les comenzó a llamar en Estados Unidos.

En 1978 era un hecho que el Disco convertía en oro todo lo que tocaba, todas las agrupaciones cantaban en vivo, utilizaban orquestas y allá donde sonaba, la gente siempre bailaba.

Aunque al principio muchos lo rechazaron por tratarse de un ritmo “comercial”, pasó lo inevitable: todos terminarían haciendo música Disco para colocarse dentro de las listas. Desde el mítico grupo KISS, pasando por Rod Stewart y la banda punk Blondie.

¿Por qué es fundamental el Disco?

A diferencia de cualquier otro genero musical, el Disco fue el primero netamente democrático e inclusivo. Al igual que el Rock & Roll, hundía sus raíces en los ritmos afroamericanos pero, mientras que este se separaba de ellas y se producía para audiencias blancas, el Disco, un poco heredero de la filosofía Hippie, celebra estas raíces e invita a la participación general.

Empieza a integrar ritmos latinoamericanos; llegan grandes éxitos de la mano de bandas alemanas como Silver Convention o la españolísima (de factura alemana) Baccara y cantantes de todos los colores comienzan a triunfar. Dentro de esta fabulosa mezcla de ritmos, culturas y razas, se da el factor más importante de todos, algo nunca antes visto: la aceptación de la diversidad sexual, al menos en el ámbito musical.

Se impulsa a grupos y cantantes como Andrea True Connection, actriz porno, Village People y Sylvester, abiertamente homosexuales. En las pistas de baile de todo el mundo comienzan a mezclarse poco a poco aquellos que antes no se juntaban: mestizos, blancos, inmigrantes, homosexuales, negros, curiosos… Sin embargo, esta combinación hedonista de libertad sexual e integración social que llevaba al Disco a la cima, sería también lo que le llevaría a la ruina.

La caída

La popularidad de Saturday Night Fever, llevó a las grandes discográficas a inundar el mercado de productos Disco de dudosa calidad. Esto, aunado al creciente desprecio hacia la diversidad que promulgaba, llevó el 12 de julio de 1979, el llamado Disco Demolition Night en Chicago.

Para 1982 el Rock & Roll y el Pop vuelven a dominar las listas y la música de masas se vuelve a producir y ejecutar por y para mayorías blancas, convirtiendo al resto de ritmos y artistas en conceptos periféricos ó étnicos. El Disco no moriría aquella noche de julio, pero sí vuelve a triunfar a partir de ese momento el conservadurismo social, racial y se vuelve a un sistema de exclusión general. El Disco seguiría siendo producido, pero bajo diferentes nombres para distanciarse de aquel acto, y viviría un resurgimiento triunfal durante los 90’s tras la depresión Grunge inicial y de la mano del Eurodance y nos recordaría una vez más, que la música también es para reír y bailar.

 

4 Comentarios

  1. UFFF!!!

    ¡Qué buena selección! Anoche justo pensaba en cómo hace falta que la música disco vuelva a nuestras vidas y al mundo. Sería fantástico que tras todo este desmadre, abrieran clubes de música disco. ¡Gracias por tan buena nota!

  2. AMO AMO AMO AMO AMO la música Disco… Y estos videos que incluyes, wow! No sé por qué no había leído el resto de tus artículos antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here