De Posadas y Piñatas

0

La celebración de la Navidad en México, fue importada por los castellanos tras la derrota del Imperio Mexica y la subsecuente conquista del territorio que conformaría el Virreinato de la Nueva España. Junto con la Navidad, paulatinamente fueron llegando otras tradiciones relacionadas con la celebración; algunas traídas también por los castellanos, como los Nacimientos (conocidos en España como Belenes); importados en el siglo XVIII; también el árbol de Navidad que fue levantado por primera vez en México por el emperador Maximiliano I en el Castillo de Chapultepec en 1864. Pero existen también otras tradiciones navideñas desarrolladas 100% de manera local; las Posadas y las Piñatas:

Las Posadas

Son fiestas populares celebradas durante los nueves días previos a la Navidad; del 16 al 24 de diciembre. Pretendían sustituir las festividades mexicas (aztecas) que celebraban el advenimiento del dios Huitzilopochtli durante la época invernal. A estas celebraciones se les llamaba Panquetzaliztli y duraban del 16 al 26 de diciembre. Las fechas tenían cierta coincidencia con aquellas en las que los europeos celebraban la Navidad así, esta celebración fue cambiando debido a la evangelización; la imagen de Huitzilopochtli fue sustituida por la de María y José.

En el siglo XVIII, la celebración, aunque no dejó de realizarse en las iglesias, pasó a tomar más fuerza en los barrios y en las casas, donde actualmente se realizan; y la música religiosa fue sustituida por el canto popular (villancicos mexicanos). Al finalizar la posada, se procede a una celebración con piñatas llenas de dulces, frutas y sorpresas, así como ponche de frutas y en ocasiones, platillos y bebidas tradicionales.

Las Piñatas

A pesar de que existe una teoría muy difundida sobre el origen chino de las piñatas, el origen de la piñata mexicana está más relacionado con la tradición mexica (azteca) que celebraba el nacimiento del dios Huitzilopochtli; esto elaborando vasijas de barro que se decoraban con plumas multicolores y eran rellenadas con sorpresas y que debían quebrarse con una vara para que los tesoros ocultos en su interior cayeran a los pies del dios como ofrenda. Del mismo modo que hoy en día se rellenan de dulces y regalos y se rompen con palos.

De acuerdo a registros locales, la tradición de la piñata moderna se originó en el mismo momento en que se originaron las Posadas de la Navidad en Acolman; esto al norte de la Ciudad de México, en 1586. Los frailes agustinos de Acolman usaron la piñata como una alegoría para ayudarse en sus esfuerzos por evangelizar a los pobladores de la región. La piñata original tenía la forma de una estrella con siete picos.

Los picos representaban los siete pecados capitales y los brillantes colores de la piñata simbolizaban la tentación. La piñata se transformaba en una representación de la fe ciega y de la virtud o la voluntad para vencer el pecado. Los caramelos y otras golosinas dentro de la piñata representaban las riquezas del reino de los cielos, por lo tanto, la enseñanza que la acompañaba era que, con fe y virtud, se podía vencer el pecado y recibir todas las recompensas de los cielos.

Actualidad

Han pasado ya varios siglos desde la introducción, implementación y desarrollo de todas estas tradiciones que hoy conforman la Navidad mexicana y aún persiste el sentido religioso de las mismas; aunque es verdad que también se han adaptado al paso del tiempo y del cambio de pensamiento. Personalmente, la Navidad es mi época favorita del año. Tras un 2020 que nos tomó a todos por sorpresa y debido al COVID-19, este tipo de eventos no se permitirán este año; pero igual espero que estas fechas sean especiales para todos ustedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here